Tecnióptica San Martin esq. Córdoba

-Año:  2013
-Ubicación: Córdoba y Peatonal San Martín
-Estado: Obra terminada
-Superficie: 40 m2

 

La esquina conformada por las calles San Martín y Córdoba nos proponían un doble desafío a la hora de proyectar las fachadas del local comercial. Por un lado, la complejidad urbana de intervenir en el área neurálgica del centro de Mar del Plata, requería de una respuesta eficiente en tiempos y recursos en pos de maximizar los plazos disponibles de obra; mientras que por otro lado contábamos con la responsabilidad arquitectónica - proyectual de intervenir sobre un emblemático edificio de Antonio Bonet.

Las construcciones existentes sobre planta baja, que conforman una tira continua de locales comerciales por ambas calles, han contaminado los valores proyectuales originales del conjunto a lo largo del tiempo. Un sinfín de elementos agregados han atentado contra la imagen arquitectónica diseñada: carteles desproporcionados algunos en mal estado, instalaciones amuradas en el exterior, equipos de aire acondicionado, revestimientos poco compatibles en relación al “todo”, etc.

El nuevo Código de Publicidad Urbana y demás normativas vigentes, nos incentivaron a proyectar el local revalorizando las virtudes del proyecto original, buscando un diálogo y equilibrio entre los requerimientos y exigencias del programa, y los elementos compositivos que Bonet utilizó.

En ese sentido, resultó para nosotros un eje directriz potenciar la escala de la esquina, la escala urbana que fomenta la transición entre interior y exterior, entre edificio y calle. La decisión proyectual de potenciar la altura de acceso poniendo en primer plano la dimensión real de la columna, y de despegar la caja de vidrio respecto del piso y de las aspas verticales, otorgaron un nuevo vínculo entre lo nuevo y lo viejo, una relación de aproximación entre dos momentos históricos distintos que conviven en las nuevas exigencias tecnológicas y laborales. Repensamos el concepto del “cartel publicitario”, ubicándolo por dentro del local, dejando en forma libre y pura la vidriera de exhibición.